El Sureste: ¿oportunidad para mejorar el mercado de la vivienda?